Variedades: Mezcla de variedades de manzanas asturianas equilibradas entre los dulces (principalmente) y los ácidos para conseguir el equilibrio de los mostos.

 

Elaboración y crianza: Congelación de la materia prima y extracción de la esencia de la manzana por microgoteo. Exclusivamente se estra la parte mas dulce eliminado todas las partes mas acuosas. Esa miel es la que se fermenta para dar como resultado la posterior sidra de hielo. Pasa 30 meses en barricas nuevas de roble francés. No se somete a ningún tipo de filtrado ni clarificado con el fin de mantener todas las propiedades organolepticas por lo que puede precipitar algún tipo de sedimento con el paso del tiempo en botella.

 

Grado Alcohólico: 9% vol.

 

Formato: Botella alta italiana negra de 37.5 cl. Cierre con lacre blando.

 

Producción: 400 botellas numeradas.